Accedimos al centro de Burgos para colocar una cesta elevadora dentro de un patio interior. Debido al obstáculo que supone la distancia que hay entre el punto de origen y el punto final, se hace necesaria una grúa de gran tonelaje. La maniobra consistía en enganchar la máquina con cadenas y elevar la cesta por encima de los edificios.

Para ello, nos comunicamos entre el equipo con walkie-talkies y uno de los compañeros fue el que nos proporcionaba indicaciones para saber dónde colar la cesta exactamente. Al día siguiente, volvimos y realizamos la misma operación de manera inversa.