En este caso era necesario el traslado de un semirremolque ganadero que no podia circular. Procedemos a cargarlo con una grúa pluma, usamos separadores para no dañar la carrocería. Regulamos la altura de la gondola mediante hidráulicos, una vez apoyado estibamos la carga. Se comienza viaje rumbo a sus instalaciones situadas en Ciudad Real, donde al llegar otra grúa nos descarga el semirremolque.